Apatía.

Entre las enrevesadas curvas de la existencia he ido dejando pedazos de mi. Los ríos de lágrimas que vertí por lo imposible, La apatía es como olas de espuma amarga que me arrancaban los sentidos y he dejado de sentir.

Quien sabe si en el lugar donde habitan los sueños se encuentran mis ganas de vivir, de caminar, de reencontrar, de volver de este hastío, del desierto de la nada donde nada hay salvo un camastro. Cerrar los ojos y ver espejismos de aquello que quise ser.

Encontrarse con Malena que ya no es un nombre de tango, sino aquella que no crecio de mis entrañas por que nunca hubo el suficiente amor, los días que no he vivido por estar conmigo. estúpida mi alma que se perdió en la ira y ella fue la única que no le abandono.

Las cartas están echadas y mi corazón se ha evaporado. En mi pecho late un músculo roído y sanguinoliento.

sin nada que sentir.

Loreto Verdú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: