Sueños

Sueños, sueños para enriquecer el alma, supongo ya que el cuerpo se debate entre la realidad y los sueños, realidades pasadas, pero tan vivas que te hacen sentir lo que por el día no sientes, porque ya no sientes nada. En el limbo de la nada estoy, una nada finita.

Regresan mis fantasmas una y otra vez, en un pasado perfecto que no corresponde con lo que fue, la gran melancolía de haber hecho las cosas de otro modo, inexplicable lo tuve claro desde el principio y hoy lo tengo claro ahora, en la realidad, pero los sueños señores son otra cosa, son mentiras a medias que me cuentan las cosas de forma dispersa, de querencias que en su día no tuve, de amores que no ame.

Que me caso con El, que me caso con el que la deja y me caso con el. Una mentira caprichosa de un cerebro enfermo. Mi enfermedad me susurra incesante que no es fácil esconderse de ella, que soy un pedazo de carne enferma.

Desde la serenidad sin dramas, veré que son sueños absurdos sin más importancia que la de un sueño.

Traumas.

Este sería el medio para expresar los traumas de la juventud, en vez de pagar cientos de euros al psicólogo escribir y reescribir la historia, se y lo se por que fue así, la realidad más cruda sin ápice de dramas (soy muy intensa). Olvidemos los dramas me centraré en el meollo de mi trauma. los personajes de mis sueños no son reales pertenecen al pasado, hoy en día las circunstancias han cambiado y aunque ellos hayan evolucionado con mujer e hijos, yo sigo en mi auto secuestro porque es más fácil dormir que vivir, dicho esto enumerare los motivos de mi trauma, identificando cada uno de sus factores.

  1. INCOMPRESION
  2. ABANDONO
  3. CONDUCTAS ERRATICAS.
  4. CULPA
  5. ENFERMEDAD
  6. ANGUSTIA
  7. ANSIEDAD
  8. DESLEALTAD
  9. DECEPCION
  10. IMPOTENCIA
  11. NEGACION

 

 

 

Todos estos sentimientos son los que tengo en mis pesadillas que son difíciles de gestionar ya que provocan en mi ese sentimiento de abandono, si soy justa que lo tengo que ser si quiero avanzar, El no cumplió mis expectativas de amor eterno, al no cumplirlas un cortocircuito en mi cerebro y no comprendo como de la noche a la mañana deja de quererme y no me lo creo por eso sigo en sueños preguntado y sú respuesta como no podría ser de otra manera, no no no no, lo mas duro cuando apelo a su empatía o asertividad y me encuentro en terreno baldío, busco en El algo de humanidad  por la persona que sufre que ante una pérdida se enfrenta a otra perdida como fue la de mi salud y me siento sola y abandonada    (perspectiva del sueño) una y otra vez drama y más drama, sus palabras son hielo me ha dejado en sueños tantas veces que supera con diferencia la realidad. Es un completo y definido trauma de un abandono que sentí, tan sola, (visto siempre desde mi lado).

Hay que dejar que salgan los traumas y llorar por ellos por muy estúpidos que parezcan, porque si no lo hacemos se hacen cicatrices tan profundas que duelen con solo mirarlas.

Me duele que dejara de quererme, que cuando apareció la enfermedad se aparto y  todavía no tenía nombre y el se aparto, no quiso hablar conmigo y apele a que lo hiciera muchas veces, y de ahí mi trauma. Es hora de perdonar.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑