Sueños

Sueños, sueños para enriquecer el alma, supongo ya que el cuerpo se debate entre la realidad y los sueños, realidades pasadas, pero tan vivas que te hacen sentir lo que por el día no sientes, porque ya no sientes nada. En el limbo de la nada estoy, una nada finita.

Regresan mis fantasmas una y otra vez, en un pasado perfecto que no corresponde con lo que fue, la gran melancolía de haber hecho las cosas de otro modo, inexplicable lo tuve claro desde el principio y hoy lo tengo claro ahora, en la realidad, pero los sueños señores son otra cosa, son mentiras a medias que me cuentan las cosas de forma dispersa, de querencias que en su día no tuve, de amores que no ame.

Que me caso con El, que me caso con el que la deja y me caso con el. Una mentira caprichosa de un cerebro enfermo. Mi enfermedad me susurra incesante que no es fácil esconderse de ella, que soy un pedazo de carne enferma.

Desde la serenidad sin dramas, veré que son sueños absurdos sin más importancia que la de un sueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: